Dra Sandra Ibanez

Otoplastia

La Otoplastia es la cirugía que se realiza para reposicionar las orejas prominentes o “en asa” a una posición más normal, más pegadas a la cabeza, o para reducir el tamaño de las orejas grandes.

Procedimiento

Una otoplastia suele durar entre 1 y 2 horas, aunque en casos complejos puede llevar más tiempo. La técnica empleada dependerá del problema concreto. La intervención se puede realizar bajo anestesia general o local. La incisión se suele hacer por detrás de la oreja, dejando por tanto una cicatriz prácticamente invisible. A partir de esta incisión se remodela el cartílago de la oreja, haciendo que se pliegue en los sitios adecuados y extirpando una elipse de piel, que se sutura.

Se coloca un vendaje que modele las orejas para que curen en posición correcta. Una vez retirado (a la semana) se quitan los puntos y se coloca una cinta elástica durante dos semanas para evitar que durante el sueño se plieguen las orejas hacia delante. El resultado de la operación es permanente. Rara vez es necesario un retoque y las complicaciones, ya sean cutáneas o del cartílago, son excepcionales.

Post-Operatorias

  • El paciente no presenta dolor y puede controlar las molestias si toma regularmente la medicación indicada por su cirujano.
  • Lo más probable es que le coloquen un vendaje suave por algunos días, con el fin de proteger a sus orejas y mantener su posición.
  • Después de una operación de orejas, usted deberá evitar lavarse el cabello con champú por una semana y, luego de este período, podrá hacerlo siempre y cuando procure que el agua no entre en sus orejas o tenga contacto con los puntos.
  • Los adultos suelen reincorporarse a su rutina a los cuatro días. Los puntos se retiran entre cinco y diez días después de la cirugía.
  • Asimismo, procure no hacer ejercicios por un meses y, si el paciente es un niño, es importante que le indique que debe ser cuidadoso al jugar. También debe evitar tomar sol por tres meses y acostarse de lado o por períodos prolongados.

Post-Operatorias

  • Usar la faja por lo menos durante cuatro semanas después de la operación.
  • Realizar las terapias postoperatorias que el médico sugiera.
  • Guardar el debido reposo. Aun cuando usted se sentirá bien al día siguiente de la cirugía, deberá evitar cargar peso durante unos quince días después de la operación.
  • Procurar caminar algo encorvado durante una semana para evitar que la cicatriz no sea objeto de tensión
    Cubrir el área operada al momento de tomar un baño.
  • Cuidar la herida luego de que hayan sido retirados los puntos a los diez días de la operación.
  • Es posible realizar ejercicios de caminata a la tercera semana. Sin embargo, deberá esperar hasta la cuarta o la quinta semana para levantar pesos.