Lipo-implante Facial

Lipo-implante Facial

Es una técnica de rejuvenecimiento que permite rellenar con grasa del propio paciente aquellas zonas con atrofia de los tejidos que producen un aspecto de envejecimiento o excesiva delgadez.

El lipoimplante presenta la gran ventaja sobre otro tipo de material de relleno la biocompatibilidad total de los tejidos ya que es la propia grasa la que se infiltra, no existe posibilidad de reacciones alérgicas.

La infiltración de la grasa se realiza en las zonas de arrugas o surcos de expresión profundos, como el surco nasolabial, los pómulos, el margen mandibular o la mejilla.  Permite corregir o atenuar problemas severos de atrofia facial (lipoatrofia) producidos por diversas causas (farmacológicas, cicatrices,….etc), también mejorar la definición del óvalo facial o suavizar facciones demasiado angulosas.

Procedimiento

Este procedimiento quirúrgico dura entre 30 minutos a 1 hora, se preside a anestesia general o sedación profunda, se aconseja al paciente que permanezca una noche en la clínica. El objetivo de este procedimiento es reducir la profundidad de los surcos y líneas de expresión faciales y aumentar el volumen en pómulos u otra zona de la cara que lo requiera.

Post Operatorio

  • Tras el tratamiento, la zona tratada estará tumefacta, hinchada y levemente dolorida.
  • El paciente percibirá exceso de volumen, esta sensación va cambiando con el paso de los días, y el aspecto mejora totalmente hasta adquirir la apariencia definitiva en aproximadamente 2 semanas.
  • Tomar analgésico indicado por su cirujano, para aliviar el dolor, si lo hubiere.
  • Tomar alimentos blandos y de fácil masticar.
  • No exponerse al sol directo por 6 a 8 semanas.
  • Tomar antibiótico indicado por su cirujano, para prevenir infecciones.