Blefaroplastia

Blefaroplastia

La Blefaroplastia esta indicada cuando se observa exceso de piel y grasa en los párpados. Se realiza para conseguir una mirada más luminosa y natural, eliminando la mirada cansada o la falsa vejez.

La piel de los ojos, al ser muy fina, tiende a mostrar con rapidez los efectos producidos por el paso del tiempo, aportando un aspecto de cansancio y tristeza a quien lo padece.

Este procedimiento quirúrgico suele ser realizado aislado o asociado a otras técnicas de lifting, en especial el temporal para la corrección de la caída de las cejas, y se realiza de manera ambulatoria, con anestesia local y sedación.

Blefaroplastia Superior

Indicada cuando se observa exceso de piel y grasa en los párpados superiores.

Se realiza una incisión a nivel del pliegue palpebral, con radiofrecuencia, lo que busca un menor tiempo de recuperación para el paciente. A través de dicha incisión se puede eliminar exceso de piel a la vez que esculpir la grasa y tensar el músculo subyacente para conseguir el aspecto final deseado. En caso de requerir el paciente una corrección de ptosis palpebral (ver párpado caído), ésta puede realizarse a través de la misma incisión de blefaroplastia.

Blefaroplastia Inferior

Se recomienda para aquellas personas que presentan: Bolsas grasas pronunciadas, que según su genética se pueden presentar desde tan temprana edad como los 20 años; laxitud y arrugas en la piel de párpados inferiores. La blefaroplastia inferior debe ser siempre individualizada según el paciente.

Dependiendo de las características del paciente, se practica una extracción de la grasa sobrante o bien una recolocación o redistribución de la grasa existente sin eliminarla con el fin de mejorar los surcos y evitar el aspecto hundido del párpado. Aparecen morados e hinchazón en mayor o menor medida en todos los pacientes, y se reabsorben en su mayor parte durante la primera semana.

Elevación de Cejas

En casos en los que solo se encuentra la cola de la ceja descendida, se puede optar por una elevación de la ceja a través  por el mismo abordaje de la blefaroplastia superior.

En pacientes que han sufrido parálisis facial se sugiere la elevación de la ceja por vía externa, es decir, realizando una incisión justo encima de los folículos pilosos, siendo esta imperceptible a las pocas semanas.